domingo, 23 de agosto de 2015

SPORTING, 0- REAL MADRID, 0 (FINALIZADO)

El Sporting empató sin goles ante el Real Madrid, en El Molinón, en partido de Liga correspondiente a la jornada 1.

Fue un partido de extraordinario ambiente, en el que el equipo gijonés se dejó el alma, dando continuidad a su estilo de la pasada temporada.

El Molinón se convirtió en una espectacular fiesta.

Se agotaron las entradas en El Molinón en partido de Día de Club. 28.105 espectadores. Tarde de cielos cubiertos que dejaron caer alguna llovizna en los prolegómenos. Terreno de juego en buen estado. Sanabria debutó en el Sporting. Lora ofició como capitán rojiblanco mientras que Sergio Ramos lo hizo por el Real Madrid, que jugó con su indumentaria habitual, enteramente de color blanco.  Extraordinario ambiente en El Molinón, con un Sporting que salió desde el principio dispuesto a ser fiel a su estilo de equipo solidario y combativo, entregado a la intensidad de un sistema, el mismo que le permitió retornar a Primera División.

El equipo blanco fiaba buena parte de su juego a su gran pegada. En el minuto 11, Bale golpeaba en el lateral de la red tras quedarse sin ángulo después de haber superado la salida de Cuéllar, que logró que perdiera verticalidad.

Jony galopaba, Sanabria abría espacios y Carmona buscaba templar balones. El desgaste era espectacular para los rojiblancos, con una defensa recia y un centro del campo que se multiplicaba. Arriba, Guerrero trataba de fijar a los central mientras que atrás Cuéllar destapaba su veteranía. 
 
El Sporting entraba en el tú a tú contra el poderío madridista y no rehuía el combate directo, con valentía, en busca del remate.

La duda estribaba en si los rojiblancos serían capaces de aguantar físicamente tanto derroche. Lo lograron y quienes más justos llegaron a los minutos finales sufrieron calambres. Extraordinarios los rojiblancos.

Modric era el que tomaba la batuta en los blancos, mientras que Isco, a falta de espacios, buscaba el remate desde lejos.

Con el campo a rebosar, la afición se divertía con el espectáculo. Había lucha, intensidad y remate.
En los saques de banda de Luis Hernández, el Real Madrid sufría.

Ganaban metros los blancos mientras se defendían con orden los gijoneses. En el 31 chutaba Cristiano y se lucía Cuéllar.

En el minuto 35, centro a la cabeza de Sanabria, que remató al ángulo, el balón botó dentro al límite y salió, pero el árbitro no concedió el gol.

En el contraataque pedía penalti el Real Madrid sobre Cristiano.

Nacho Cases veía la primera amonestación del encuentro.

El Sporting triangulaba arriba.

Con el 0-0 se alcanzó el descanso. El Sporting había estado sensacional en todas las líneas.

La segunda mitad se inició sin cambios por ambos bandos.

Comenzó la segunda mitad con una gran oportunidad de Carmona, de cabeza. Salió fuera por muy poco. Se cantó el gol, porque era imposible que pudiera llegar el portero.

Benítez comenzaba a mover el banquillo en el minuto 10 de la segunda mitad, dando entrada a James por Jesé.

Replegaba y estiraba líneas el Sporting, sometido al rigor de su sistema con total entrega y con las líneas muy solidarias.

Los blancos las adelantaban.

Luis Hernández tenía que ser atendido fuera del campo y Carmona veía la segunda amarilla del encuentro.

Benítez hacía debutar a Kovacic, que entraba por Isco, mientras que en el Sporting el primero suplir era Juan Muñiz a Guerrero.

El segundo cambio rojiblanco fue el de Álex Menéndez por Jony. El tercero, tratando de armar el centro del campo, sería el de Rachid.

Tocaba sufrir en los minutos finales la acometida del equipo merengue y el Sporting supo hacer lo entusiasmo y entrega.

Lo bregó, lo luchó y el equipo empató. Un punto de triunfo ante un equipo estelar que la afición celebró.

Una grandísima imagen y el equipo sigue creciendo.

Cuando le preguntaron a Abelardo por el valor del mismo, fue muy claro: uno menos e inesperado de los 42 que tenemos que lograr para la permanencia".

Grandes CHAVALES ahora a por la REAL SOCIEDAD!!!!!!

No hay comentarios :

Publicar un comentario