domingo, 6 de mayo de 2018

REAL ZARAGOZA, 2- SPORTING, 1 ( FINALIZADO)

El Real Sporting de Gijón perdio por dos goles a uno, en su visita a la Romareda, ante el Real Zaragoza, encuentro correspondiente a la jornada número 38 de la Liga 1/2/3, y lo cual provoca que el equipo entrenado por el Pipo Baraja pierda, de momento, el puesto de ascenso directo a la máxima categoría del fútbol español.

Un primer tiempo para olvidar condena a los sportinguistas, y eso que la segunda parte ha sido de dominio absoluto de los gijoneses, y en el que la figura del portero local, Cristian Alvarez destacó convirtiendose en el mayor baluarte del Real Zaragoza.

El Sporting arranco el partido con muchas dudas, quizas nervioso sobre todo por saber que el Huesca había conseguido doblegar está tarde al Cordoba por dos goles a cuatro, en la primera media hora el conjunto local por medio de su delantero Borja Iglesias ya había perforado dos veces la meta defendida por Diego Mariño. Primero en el minuto 10 cuando un centro era peleado por el delantero gallego del Zaragoza para el balón se introdujera en la meta gijonesa. En el 27 un buen pase a la espalda de los centrales gijoneses era rematado con maestria era el 2 a 0. La cosa no pintaba bien, ya que en esta primera parte solo hubo dos remates de cabeza, uno de Alex Bergantiños y otro de Carmona era despejados magistralmente por el meta argentino del Zaragoza.

Concluia la primera parte y la metamorfosis del Sporting estaba en camino, ya en el comienzo de la segunda parte las cosas cambiaban y a la buena disposición del equipo gijones se unia el cansancio en los jugadores zaragocistas, lo que provocaba las llegadas incesantes a la porteria del equipo local que veia como los pupilos de Baraja creaban una y otra vez ocasiones de peligro. Corria el minuto 53 cuando una jugada de ataque gijones acababa con el balón en los pies de Rubén García que con un fuerte disparo pegado a la cepa del poste terminaba en lo que significaba el 2 a 1.

Los cambios defensivos del Zaragoza, y los cambios ofensivos del Sporting marcaban el devenir del encuentro, en el que los aragoneses se defendian con uñas y dientes y los hombres de Baraja al ataque completamente, las ocasiones se repetian una y otra vez en la porteria aragonesa, pero la buena actuación del guardameta local impedia una y otra vez que el balón se introdujera en la red zaragocista.

Poco después Un saque de falta de Jony en el 28 se marchó fuera por muy poco. Un minuto después volvía a rematar el cangués y volvía a despejar el guardameta. La historia se repetería de manera machacona a lo largo de toda la segunda mitad, con continuos remates y continuas paradas y despejes de los aragoneses.

Con la salvedad de un balón a la madera en los instantes finales, cuando el Sporting estaba desmelenado al ataque, esta segunda mitad fue un constante monólogo atacante gijonés. El dato de 20 saques de esquina botados frente a los dos de los locales fue claramente significativo, pero el marcador se quedó en el 2-1 final.

Tras doce partidos seguidos sin perder, el equipo cayó derrotado. Mereció mejor muerte suerte.

No hay comentarios :

Publicar un comentario