lunes, 15 de mayo de 2017

EL DIA A DIA DEL SPORTING

El equipo sportinguista regresó abatido de Éibar. Había logrado la victoria, pero no acompañaron los resultados de los rivales, a los que estaba supeditado en su lucha por la permanencia. La llegada a Mareo del autocar del cuadro rojiblanco se produjo poco antes de las tres y media de esta mañana. Lo hizo con notable demora. La causa fue el control antidopaje que se vieron obligados a pasar Babin y Douglas. La deshidratación tras un partido complica muchas veces la micción para tomar la correspondiente muestra y fue el caso.

En la hoja de ruta de la semana estaba el entrenamiento de esta mañana y a las diez y media estaban ya los jugadores a disposición de Rubi. No hubo mucho tiempo para dormir, pero en jornadas así es evidente que el vestuario no concilia bien el sueño. 

Según lo previsto, tras una breve charla en el vestuario, tocó un entrenamiento regenerativo en Mareo para los que más minutos jugaron en Ipurua y una sesión más larga para los que lo hicieron durante menos tiempo o no saltaron al terreno de juego. El encuentro de ayer no deparó lesionados más allá de los habituales golpes y sobrecargas, ni tampoco sancionados.

Mañana será jornada de descanso y el equipo regresará a los entrenamientos el miércoles, con una nueva sesión en Mareo programada para las 10.30 horas de puertas abiertas. La temporada liguera se cerrará para los rojiblancos el sábado a las cinco de la tarde en El Molinón frente al Betis.

No hay comentarios :

Publicar un comentario