domingo, 1 de marzo de 2015

VALLADOLID, 3- SPORTING, 0 (FINALIZADO)

El Sporting trata de rematar un balón muy vigilado por el Valladolid
El Sporting perdió por 3-0 ante el Valladolid en partido de liga correspondiente a la jornada 27. Una derrota muy abultada para los merecimientos de los gijoneses, que incluso remataron con más insistencia ante la portería rival, aunque con mucho menos acierto.

El partido dejó tras de sí una lesión de rodilla de Nacho Cases, pendiente de valorar su alcance.

Incidencias: En torno a 3.000 aficionados sportinguistas en el José Zorrilla con un aforo de casi 15.000, en lo que supuso la mejor entrada de la temporada en el José Zorrilla. Tarde fresca, con unos 13 grados de temperatura al inicio del partido que fueron bajando paulatinamente. El Sporting jugó con su equipación oficial, con camiseta rojiblanca acompañada de pantalones y medias azules. El encuentro fue declarado de alto riesgo por la comisión estatal contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte. La competición liguera recuperó los balones blancos para su disputa en lo que resta de liga. El Sporting saltó al terreno de juego con camisetas de apoyo a Álex Barrera.

Partido de gran ambiente en el José Zorrilla, al que el Sporting acudió arropado por su fiel Mareona. Abelardo decidió dar continuidad al mismo once de la pasada jornada, con Carlos Castro en la punta de ataque.

Rubi había reiterado en el peligro que lleva el Sporting en sus acciones de saque de banda, con los envíos de Luis Hernández y las prolongaciones y remates de Bernardo. En el minuto 3 llegó la primera y supuso también en segunda jugada, el primer remate rojiblanco, que salió alto.

El Valladolid poblaba el centro del campo, cerrando espacios, especialmente a Ndi, que sufrió hasta tres faltas en los diez primeros minutos.

El Valladolid trataba de salir con el balón jugado y el Sporting le presionaba. El buen toque de los locales era su fuerte.

No hacía mucho frío, pero el viento siempre se deja notar en este campo.

En el minuto 15, en un balón que recibió rompiendo la línea defensiva Hernán Pérez, se giró dentro del área para superar con su remate a Alberto García en una jugada de extraordinaria calidad, tanto por el demarque como por la recepción y el golpeo del balón.

Así se ponía por delante el Valladolid en el marcador.

En el 18, tras un nuevo saque de banda en el que hasta tres jugadores defendieron sobre Bernardo, el rechace llegó a Nacho Cases, que chutó fuera por poco.

En el minuto 25 llegó el segundo tanto del Valladolid en un contraataque por la derecha, en el que Hernán cruzó en el área para que rematara Óscar a gol.

No había pisado más el área rival el Valladolid que el Sporting, pero se había mostrado más incisivo y había sabido sacar más rentabilidad a los espacios. Casi sin darse cuenta mandaba en el marcador con dos tantos. Todo un lastre para el equipo gijonés.

El Sporting no estaba cómodo y el árbitro se mostraba condescendiente con las reiteradas faltas sobre Ndi. No lo fue con Sergio Álvarez, que había visto la primera amarilla del partido.

Álvaro Rubio sería luego amonestado en el minuto 35.

El Sporting buscaba sus opciones en las segundas jugadas que generaban los saques de banda.

La luchas por los balones aéreos era espectaculares.

El Valladolid tenía la ventaja en el marcador y ninguna prisa. Los números estaban a su favor. Mientras, el Sporting remataba, pero sin la precisión de los locales.

Arrancó la segunda mitad sin cambios en el Sporting y con el Valladolid posicionado, a la espera de robar y buscar los espacios, como en la primera mitad en la que tan alta rentabilidad le sacó.

El Sporting estaba obligado a arriesgar, pero el día se le mostraba hostil a los de Abelardo, que le ponían alma al partido. No se les podía negar entrega. Otra cosa es que tuviera fruto.

En el minuto 8, remate por alto entre Bernardo y Luis Hernández, pero el balón salió fuera tras superar a Varas.

El Sporting se hacía con el balón y el Valladolid buscaba el contraataque. Le ponía muchas ganas el equipo gijonés y un nuevo contratiempo se cruzaba para los gijoneses, ya que se lesionaba Nacho Cases en su rodilla derecha.

Le suplía Guerrero y poco después entraba Juan Muñiz por Carlos Castro para situarse en el doble pivote.
Daniel Ndi trata de llevarse el balón ante un defensa

Los recién salidos ponían a prueba al guardameta local: de cabeza Guerrero y con el pie Nacho Cases.

El Valladolid, sin prisas, jugaba con el cronómetro a su favor. El Sporting lo hacía contra una tarde de infortunio, pese a sus ánimos.

Agotaba los cambios Abelardo con la entrada de Pablo Pérez, que suplía a Lora en el minuto 26 de esta segunda mitad. Dejaba el brazalete de capitán a Alberto García.

Guerrero, forzado, remataba fuera de cabeza.

Asumía más riesgos el Sporting, al quedarse con una defensa de tres. No se le podía negar ambición.

En el 31 Sergio Álvarez chutó seco y despejó con apuros Varas, que volvió a hacerlo unos instantes después antes Pablo Pérez.

Atacaba y atacaba el Sporting, pero el Valladolid tenía un día de alto porcentaje de aciertos, inversamente proporcional a los rojiblancos, y en el minuto 35 Timor logró el 3-0 tras un contraataque. 

Cantaba la afición local feliz con el marcador, ante lo que respondía la Mareona mostrando sus bufandas orgullosa de su equipo.

La mayor precisión en el remate dio el partido a los locales, que se mostraron más certeros, pese a que el Sporting tuvo más posesión y más remates.

Ha sido su mayor correctivo de la temporada y su primera derrota como visitante.

La Liga continúa. El domingo que viene, en El Molinón, la UD Las Palmas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario