domingo, 16 de marzo de 2014

LA VISION DE LOS ENTRENADORES: SANDOVAL Y MANOLO HERRERO

Sandoval, ayer en Jaén
"Como broma, ya está bien". José Ramón Sandoval lo dice completamente serio. No está, efectivamente, receptivo. El técnico rojiblanco ofreció ayer la rueda de prensa más dura desde que llegó al Sporting. Sin paños calientes, Sandoval asumió la mala imagen de su equipo y su pobre rendimiento. "El equipo no ha estado y hemos rozado el ridículo", sentencia tajante. Sandoval matiza de inmediato para valorar la actuación del Jaén al que no quiere "quitar mérito alguno, porque nos ha pasado por encima". Las palabras del técnico son severas y pone a todo el equipo a los pies de los caballos: "Hay que pedir perdón a todo el mundo que sea sportinguista y que quiera a este equipo porque nosotros nos sentimos avergonzados por la respuesta que ha tenido este equipo".

Sandoval se incluye en el vagón de los desatinos. "Yo soy el que dirige la nave y el responsable de que estos jugadores no hayan sido capaces de ganar al Jaén", apunta. Un ejemplo de lo mal que ha estado el Sporting es que "el mejor de mi equipo ha sido Cuéllar, eso es fastidiado y significativo". Sandoval aprovecha para lanzar un aviso a sus futbolistas a los que alerta de que "si queremos ser equipo de Primera División, hay que plasmarlo en el campo. Nos enfrentábamos a un rival que quiere salvar la categoría y que tenía bajas y no hemos estado". El técnico no puede alejar esa idea de la cabeza y concluye que "si este equipo no juega como estaba haciéndolo antes, no vamos a alcanzar nada".

Antes de que aparezcan las excusas o se busquen paliativos al pobre espectáculo ofrecido por el Sporting, Sandoval sale al paso: "No sirve que se diga que hay presión, porque el que no esté preparado para soportarla no puede jugar en el Sporting". Con un punto en los tres últimos partidos, el Sporting se descabalga de la zona alta de la clasificación, aunque los tropiezos de sus rivales le dan aire. "La situación es la misma, pero las sensaciones son ridículas", insiste un Sandoval que no se explica porqué su equipo no sentenció cuando pudo. "El Jaén nos ha regalado treinta minutos en la primera parte, pero no los hemos aprovechado. Era un momento ideal para haber ganado el partido", argumenta para añadir que "no hemos estado, hemos desaparecido totalmente y nos han ganado la partida en todos los sitios del campo".

Una de las claves de la derrota fue el dominio jiennense en el centro del campo porque "nuestro equipo sufre muchísimo si no tiene el balón". El técnico suelta nuevas perlas, como que "nos tenemos que volver a Gijón andando".

Una de las preocupaciones de Sandoval son las consecuencias que está derrota y lo que traiga consigo tendrán en el equipo. "Ahora tenemos que estar fuertes, que no haya ninguna fisura, saber que nos hemos equivocado y volver a la senda de la victoria, saber que podemos hacerlo", sostiene el técnico. Tras la reprimenda, Sandoval pone las primeras piedras para la reconstrucción de su Sporting: "Este equipo tiene alma y hay que despertarlo, ahora los tengo que ayudar mucho más que nunca". Preguntado por la crudeza de sus respuestas, Sandoval aclaró que esto mismo ya se lo había dicho antes a sus futbolistas en el vestuario. El técnico entiende que "escurrir el bulto sería un error, hay que reforzar ese vestuario y reconocer que lo hemos hecho muy mal". Y termina instando a sus futbolistas a levantarse: "Necesitamos defender este escudo con más vergüenza que nunca, porque esto ha sido un paso atrás muy grande".

Manolo Herrero, técnico del Real Jaén
Por su parte, el técnico del conjunto local, Manolo Herrero, se mostró satisfecho con la victoria de su equipo. "Tiene mucho mérito empezar un partido perdiendo desde el primer minuto y sobreponerse", destacó. "Ellos -por el Sporting- tienen un objetivo muy ambicioso, que es ascender de categoría y nosotros hemos hecho un partido muy completo. Hemos intentado hacer nuestro fútbol", añadió. 

El técnico también comentó lo que le había comentado Sandoval a la conclusión del encuentro. "Me ha dicho que le había encantado la propuesta que habíamos hecho. El mérito es colectivo. Los jugadores son los que hacen buenos o malos a los entrenadores porque son los que están en el terreno de juego", concluyó Herrero.

No hay comentarios :

Publicar un comentario